miércoles, 21 de febrero de 2018

Saludo de Bienvenida


A ti que has llegado a mi blog, te recibo con una cálida acogida…¡ se bienvenid@! Los relatos que puedes encontrar aquí, son pequeños destellos de mí alma  que me desbordan  en sentimientos, intimistas, llenos de desgarro, belleza, denuncia social… ¡todo aquello que me seduce! donde flamean  y me impulsan a escribirlos sobre el blanco papel, porque si no lo hago, sé que desaparecerán como las hojas bruñidas que llora el otoño hacia el hueco vacío de la nada.

Leer el texto completo

    Dicen que los niños vienen al mundo “con un pan bajo el brazo”, yo no, yo debí venir con folios, lápices y pluma… escribir para mí ha sido siempre una necesidad de mi alma, que me impulsa a abrir la puerta donde se trenzan los sueños y dejar en libertad los sentimientos, labrando el desierto o sembrando el mar, como las sombras y luces del calidoscopio de la vida.Nunca he escrito para obtener el reconocimiento de nadie, pero he obtenido varios premios literarios, publicado en diferentes medios y editado cuatro libros junto a mis alumnos del Taller de Literatura que dirijo: “Huellas en el sendero”, “Agua Fresca”, “La danza de los cometas” y Sentimientos de mujer.  “Como agua de Luna” es mi primer libro en solitario, que ya vuela libre en alas del viento, dejando su huella, escribiendo su melodía de agua en el pentagrama del tiempo. Ángeles Marcos

miércoles, 22 de noviembre de 2017

MOGARRAZ : CRISOL DE VIDAS

Había oído hablar de Mogarraz, como uno de los pueblos más bonitos de España, pero nunca pensé que un pueblo fuese a causarme tanta admiración y sentimientos encontrados. Mogarraz está situado en los alrededores del parque Natural de las Batuecas- Sierra de Francia (Salamanca) . Fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de conjunto histórico en 1998.
Tiene una estructura urbanística típicamente medieval, con calles estrechas y empedradas, fachadas de adobe y madera y balconadas típicas de la época, donde el tiempo parece haberse detenido. Y solo el silencio se muestra ante los ojos de quienes lo visitan con la mirada hacia arriba para poder admirar su inigualable tesoro, único en el mundo.
Recorriendo sus calles nos transportamos a un tiempo pasado para conocer las historias y leyendas que hay detrás de cada una de las fachadas. El alma parece detenerse en un tiempo pretérito, cuando se realizaron las fotografías. En ellas hay expuestos 388 retratos de gente real del pueblo pero con el aspecto que tenían en 1967 ( hace 50 años)
Se trata de retratos de pintura en distintos tamaños sobre soporte metálico reciclado con pintura encáustica, técnica pictórica usada por los egipcios y romanos, por sus extraordinarios resultados a los cambios climáticos al encontrarse a la intemperie, por lo cual no se han modificado en nada las pinturas de los retratos.
Las pinturas están colocadas en las casas donde vivían sus protagonistas y aquellos que no tenían casa propia, están puestos en la iglesia del pueblo. La idea se basa en unas imágenes de archivo fotográfico de Alejandro Martín, en los años que se hicieron los primeros carnets de identidad.
Con estas fotografías de 1967, Florencio Maíllo Cascón, pintor y escultor de renombre y profesor de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca, ha sido el autor de pasar estas fotografías a retratos, incluyendo en algunas una pequeña dedicatoria con los recuerdos que tenía sobre esa persona de su infancia.
Todo el centro del pueblo está lleno de retratos y es una obra inmensa, al aire libre, en un entorno inigualable que no deja indiferente a nadie para bien o para mal. Muchas de las personas que aparecen en las fachadas de las casas, ya han muerto, pero su imagen es un recuerdo vivo para quienes les amaron. Las personas están vivas mientras se las recuerda, y esto es lo que ocurre en Mogarraz, dónde los rostros de los que se fueron y de los que aún viven, nos hablan desde su mudo silencio.
¡Es impresionante perderse por esas calles y tener la sensación de ser observado por personas que ya no están, es una verdadera catarsis para el alma al contemplar lo efímero de la vida, y sobre todo la grandeza de haber vivido y dejar un recuerdo!

jueves, 8 de junio de 2017

¡ EL ESPÍRITU DEL VERANO HA LLEGADO !

El gran espíritu del verano que tiene su palacio en el centro del volcán Kilauea  ha salido muy feliz montado en su dragón de fuego y vuela sobre la tierra con su cuerpo de brasas, con sus piernas de incendio, con su abrasador aliento de fuego, dejando a su paso rastrojos sin vida, abrasados por su hálito rojo.
 Él el poderoso Verano, asola con su fuego todo lo que toca…y se bebe con su enorme boca, el agua de los arroyos, de las torrenteras, de los ríos, de las fuentes y con su látigo de brasas, aventa el frescor al país Invertido, porque él es ahora el señor que libremente reina en medio de una gran devastación de calor y fuego que le alimentan en una euforia axfisiante.
La Emperatriz Naturaleza que le conoce desde hace eones de años, ha logrado engañarle desde entonces y ha cercado con los valientes soldados de su séquito, un paradisiaco lugar, dónde el agua cristalina fluye libre entre cantos rodados, manantiales vírgenes y un verdor exuberante que llena el alma de paz y serenidades, donde las ninfas, las ondinas y las náyades, salen cada noche a bailar sobre las mágicas aguas, peinan sus cabellos con rayos de luna y se deslizan juguetonas sobre las espumas de nata donde nacen los lirios, las gencianas y los blancos nenúfares.
Ese mágico lugar está en Extremadura, esta comunidad es la que tiene mayor kilómetros de costa de agua dulce que existe en España, 1.500, superior incluso a las costas Baleares (1428), por lo que casi podemos afirmar que Extremadura es un mar interior de agua dulce. 
En la región existen más de 60 zonas de baños en piscinas naturales, pozas, cascadas, arroyos y gargantas de agua, algunas escondidas entre montañas y otras abiertas y accesibles desde los pueblos, todas ellas llenas de una belleza infinita.
La diosa Arentia, protectora de estos lugares, me ha concedido el honor de visitarlos y a lomos de un dragón bueno azul, me ha permitido visitar estos magicos manantiales. Y así he sobrevolado los azules cielos y en mi retina han quedado grabadas estas maravillosas imágenes de esa comunidad que todos podéis visitar… pero… ¡chissssss, que no se entere el verano!
Garganta de Alardos en Madrigal de la Vera
Los Pilones en Garganta la Olla.
Garganta del Guijo de santa Barbara.
Piscina natural de Alardos.
Garganta de los Infiernos.
Piscina natural de Descargamaría.
Garganta de Cuartos.
Meandro del Ríomalo de Abajo.
Garganta Mayor
Lago de Jaraiz.
¡Y mi dragón azul, me dice que todos estamos invitados a visitar estas aguas cristalinas, donde el verano esta desterrado y nunca, nunca, puede venir a este lugar. Donde llega la noche y como un mágico embrujo, las estrellas del cielo, se reflejan como diamantes en estos manantiales vírgenes jugando con las ondinas, las náyades y las ninfas!

miércoles, 17 de mayo de 2017

¡ CUÁNDO EL TERROR NOS HABITA !

Aún con telarañas de miedo pegadas a mí, después de varios días sin escribir nada, quiero volver a retomar mi vida, a ir desprecintando esa angustia que me ha envuelto en un silencio negro que tenía que disimular porque Tony estaba aún peor que yo y debía darle ánimos y ocultar mis propios sentimientos. 
He visto muchas veces en TV ocurrir casos similares, pero parece que están muy lejos de nosotros y a nosotros eso no nos va a ocurrir…
Una llamada de teléfono nos sumió en una angustia sin límites. Una amiga desde mi pueblo me llamaba y me decía…¡-Nines, pasaba por tu calle y he visto que la puerta de tu casa la han reventado, no sé si hay alguien dentro o no, el marco ha sido roto y la puerta aunque está cerrada en este momento, yo la he tocado y se abre unos centímetros…¡Venid que algo ha pasado y no es nada bueno!
No me salían las palabras aunque lo había entendido perfectamente… el corazón galopó con sus crines de miedo y como entre sueños pregunté algo y lo que me dijo estaba vestido de un terror sin límites. Colgué el teléfono y como pude se lo dije a mi marido…el desayuno quedó en la mesa y cogiendo a Luna, mi yorkshire, bajamos y nos metimos en el coche, para recorrer los 200 km que nos separaban de mi pueblo. El presente se convirtió en una carrera llena de terror, por llegar cuanto antes y ver qué había ocurrido.
Yo rompí a llorar sin poderme contener ya, no sabíamos bien que podíamos encontrarnos al llegar. Las preguntas sin respuestas volaban como cuervos negros en el interior del coche… Nuestra hija estaba en su trabajo en el colegio y no salía hasta las tres, ella tiene llaves, pero no podíamos llamarla hasta esa hora y no teníamos más información. 
¿Pero por qué la policía no nos había avisado?¡Para pagar toda clase de impuestos no te dejan, pero en un caso así...!  ¿Por qué no nos lo habían comunicado? Esto no lo entendíamos y continuamos sin entenderlo.
Tony que es la discreción conduciendo apretaba el acelerador… decía que aunque le pusiesen una multa por exceso de velocidad, lo importante era llegar cuanto antes y ver si habían entrado para robar o aún peor, que se hubiesen instalado alguien allí dentro. 
No existen las palabras para expresar el miedo y la angustia que los dos sentíamos, las palabras quedaban prisioneras en la laringe, para no poner más nervioso al otro… A mí por un momento me pareció que me lo estaba soñando, que era una pesadilla, y que despertaría en mi piso de Madrid… estaba muy mareada y como en otro tiempo, pero  al sentir la mano de Tony en mi nuca acariciándome... volvía al presente. Él hace siempre este gesto cuando algo me preocupa, luego era real lo que pasaba.
Al final después de una infinita autovía, llegamos al pueblo y a nuestra casa. Dios mío, yo era incapaz de salir del coche, desde la ventanilla veía el marco de la puerta destrozada, la puerta llena de golpes y astillas de madera en el umbral y la acera. No era yo, no me reconocía ni era capaz de asumir lo que estaba viendo, solo llorar y llorar, dejando ya salir en libertad mis sentimientos acumulados durante unas horas… 
Tony con mucho trabajo consiguió abrir la puerta…¡No habían podido entrar dentro de la casa…! La cerradura había resistido las brutales embestidas…y un vecino que les oyó dar los golpes, avisó a la policía y al oír la sirena quienes fueran salieron huyendo… todo esto ocurría a las 5 de la tarde, en el centro del pueblo, en una de las calles más transitadas.
Todo parecía una horrible pesadilla, la puerta quedó arreglado hacia las 12 de la noche, carpintero, cerrajero, una alarma de varias cámaras instaladas por la casa… pero lo vivido, en mí ha quedado pegado como una telaraña y he pasado unos días que era incapaz de reaccionar, no he podido ni escribir, sentía como hormigas por todo mi cuerpo, me es aún muy difícil dormir, me despierto gritando, me duele mucho la cabeza y solo espero superar pronto esta mala vivencia… 
Tenía que contar primero esto que me había ocurrido, no puedo escribir nada, porque es lo que he vivido y respirado en un tiempo que nunca imaginé vivir y por el qué nadie debería pasar nunca.
Decir los sentimientos vividos, entre el dolor y la esperanza, no sé hacerlo, solo puedo decir, que estoy como hipnotizada con la brutal imagen de la puerta destrozada, astillada, el marco fuera de su lugar, y en el terror de lo que podíamos encontrar dentro de nuestra casa, con una loca carrera llena de silencio y dolor por la infinita autovía.

lunes, 24 de abril de 2017

¡ UNA CIGÜEÑA LLAMADA CARAMELO !

¡Cómo un eco escondido de mi alma, con mis primeros recuerdos, está Caramelo! Caramelo fue una cigüeña blanca que mi padre encontró herida en las barranqueras de Santa María, con una pata y un ala rota y la trajo a casa para curarla. ¡Recuerdo la alegría que tuve al verla y las lágrimas que lloré al ver que tenía “mucha pupa” con sangre...!
Mi padre la limpió y  entablilló el ala y la pata, y yo, me convertí en su amiga  y donde yo estaba, estaba Caramelo en una cesta de mimbre que él la puso como nido, con una vieja toalla, y yo llené de flores para que estuviese contenta... ¡me movía con la cesta y la cigüeña por todas partes de nuestra huerta y las de otros vecinos!
¡Dios, era un gozo hablar todo el día con ella, que me miraba con sus ojos pardos, tenía las plumas blancas y negras, sus patas rojas y su picudo pico también rojo… 
La llevaba comida, la cantaba canciones y me llenó de felicidad durante unos dos meses! Hasta que se fue curando y poquito a poco comenzó a caminar, y a intentar volar. Estaba más fuerte y casi curada, hasta que un día, entre mis lagrimas, mocos y risas levantó el vuelo… ¡y la vi como se alejaba por el azul del cielo desde los brazos de mi padre!
Si ya admiraba a las cigüeñas que vivían en la iglesia derruida de Malhincada, desde que tuve a Caramelo, me enamoré totalmente de ellas, y me pasaba el día mirando al cielo, para ver si volvía conmigo… ¡pero ella nunca regresó! y me quedó una herida que siempre he sentido en mi alma, la quise más que a cualquier otro animal que tuve en mi infancia.
Y en mi inocencia, cualquier cigüeña que veía volar, la llamaba a gritos ¡ven Caramelo, baja conmigo, veeen…! hasta que llorando decía que me había olvidado... y me refugiaba con los caracoles que tenía en una bote de hojalata...
 Porque como caminaban  despacito, sabía que ellos no me dejarían nunca,  yo era más rápida y les devolvía al bote, cuando destilando su baba, se alejaban un poco de mí…
¡Qué poco podía saber una niña de tres años, que muy cerca de donde ella vivía, a tan sólo 15 Km había un pueblo, conocido como “El pueblo de las cigüeñas”!
El pueblo de El Gordo ( Cáceres) está en la autopista de Extremadura. En el Km 163, hay que desviarse y a 4 km está el pueblo, con la mayor colonia de cigüeñas de España, más de 400, en un pueblín de menos de 300 habitantes. 
A la entrada, un cartel señala la efemérides: "Villa del Gordo, el pueblo con la mayor colonia de cigüeñas de España. "El Gordo es uno de estos pueblos olvidados por todos. Excepto por las cigüeñas y por los ornitólogos que vienen de todas partes para verlas. La cigüeña blanca ha sido declarada en 1981 especie protegida, y está incluida en los catálogos nacional y regional de especies amenazadas.
En toda la depresión del Tajo extremeño, siempre hubo cigüeñas. Pero fue a partir de 1963 cuando las grandes aves eligieron a este pueblo como el lugar preferido para su estiaje. 
Se había construido el embalse de Valdecañas, con  grandes extensiones inundadas, y tenían mucha comida. Tienen sus nidos por todo el pueblo, casas, iglesia, ayuntamiento, postes de Iberdrola, Los nidos pueden alcanzar a veces un espesor de casi 2 metros y con un peso que puede llegar a más de 500 Kg. Proporcionando verdaderos problemas muchas veces, debido a la magnitud y el peso de sus nidos.

Una cigüeña puede llegar a tener dos metros de envergadura y pesar hasta cuatro Kg. Las cigüeñas se emparejan para toda la vida, y si uno de los dos muere, el otro queda solo por siempre. 
 Hacen el nido entre los dos, el macho realiza la mayor parte del trabajo, quedándose la hembra en él, donde entrelaza las ramas y forra su interior. A partir del 15 de marzo, la hembra pone de 2 ó 6 huevos, y la incubación es de 32 a 34 días. El sonido que se oye por el pueblo, es el sonido típico de las cigüeñas llamado crotoreo o “machar el ajo”.
Lo hace cuando está en celo, o simplemente cuando llega al nido, o para “saludar” a las otras cigüeñas.
Ya no emigran del pueblo, los cálidos inviernos las retienen en este lugar de belleza increíble, y comida en abundancia.
Se han creado nidos artificiales para que los habiten y alejarlas de los lugares donde pueden hacer daño con sus grandes nidos y excrementos.Muchas veces he ido a El Gordo, para verlas, y aunque son muy tímidas, se han acostumbrado a los humanos y se las puede ver de cerca, con sus zancudas patas rojas, buscando comida por las riberas del embalse…
¡Y me gusta imaginar que algún hijo o nieto de Caramelo, habita allí, entonces siento que en esa parte de niña de mi alma brillan pequeñas estrellas de luz que me acarician con ternura…!

domingo, 2 de abril de 2017

¡ EL DON !

¡A ti, mi ángel desconocido!
Hace 7 años, descubrimos un lugar maravilloso, escondido y de muy difícil acceso, en una de las gargantas que nacen en los neveros de Gredos .Allí es posible pescar alguna trucha, nadar sin más compañía que la naturaleza con sus aguas cristalinas y sentir la armonía y la belleza del lugar.
 Nunca hemos encontrado allí a nadie y consideramos el lugar como algo nuestro, nuestro refugio secreto.
Aquela tarde decidimos ir a nadar. Yo caminaba con precaución por mi rodilla operada que aún me dolía bastante. Iba pisando con cautela entre las piedras porque no existe un camino .Tony había vuelto al coche porque se nos había olvidado la botella del agua, pero yo continué adelante. 
Y al llegar, me sorprendió ver a una persona en “mi lugar” era la primera persona que veía allí. Di las buenas tardes y me puse como a unos 5 metros de él, porque estaba pescando y esta es la distancia que hay que dejar con quien pesca.
El hombre, casi un anciano me miró y me dijo…¡Vaya cicatriz que la han hecho en la rodilla! Yo llevaba un pantalón corto y se veía perfectamente. A continuación me dice, la han operado tres veces ¿verdad?, yo alucié, ¿cómo lo sabía si solo se ve una cicatriz? y agrega
 - La continúa doliendo ¿no es cierto? y la va a dar igual, porque el daño no le tiene en la rodilla. Yo pensé que no sabía lo que decía, solo quería hablar y me callé, él continuó…
- Está en una torcedura que tiene mal cicatrizada en el tobillo y le comprime el nervio que le desvía el menisco y con él la rótula... y me nombró músculos y nervios que efectivamente van por la pierna. Yo estaba super alucinada el anciano sabía lo que hablaba...y Tony sin llegar…
De pronto, se levanta de su lugar y se pone a mi lado de rodillas y me dice sonriendo-¿Usted confía en mí? Yo asombrada le contesto -¡Qué no le conozco de nada y no tengo motivos, para confiar ni desconfiar de él… Aquí aparece Tony y le dice lo mismo que a mí… y sin mediar más palabras, me quita la zapatilla de deporte, coge mi pie entre sus manos, se las moja en el agua y presiona en un determinado lugar, diciendo, aquí está el mal…¡aquí!
 Al mismo tiempo no sé que hace con mi pie, le estira, le retuerce, le voltea le comprime y suenan los huesos… cata crac-crac-crac, crac...pie, rodilla, cadera…  yo que le estaba mirando veo como le cambia la cara, ¡no parecía el mismo hombre! todo ocurrió en unos segundos, no podía ser…mis huesos habían sonado como una orquesta de rock de miles de decibelios y no me habían dolido nada… 
Y me dice sonriendo -Ahora será cuando se cure su rodilla de una vez ¡ya está usted bien!
Con asombro sin límites, sin ningún dolor, le pregunto que quien es él, ¿médico? ¿fisioterapeuta?... por las palabras concretas de los músculos, nervios y tendones de la pierna que solo son conocidos si se estudian 
Y nos dice sonriendo…- No, yo lo que tengo es un don…-¿Un don? Pregunto yo ¿Y en que consiste ese don?- Veo el mal de algunas persona y sé si puedo curarlo, yo me quedo con el mal de la persona y luego lo expulso…¡y así quedan curadas...!
Era increíble creerlo, pero lo cierto era que mi dolor de rodilla había desaparecido y me sentía fenomenal… Le pregunté cómo se llamaba, donde vivía y si tenía que pagarle algo, es que no sabíamos que hacer, fueron unos minutos increíbles… y Tony preguntándome
-¿Pero no te duele nada cariño? No, no me dolía nada…¡Pero si te han sonado todos los huesos de la pierna...!El anciano nos sonrió y deseándonos mucha felicidad, recogió sus cosas y se marchó, en silencio, dejándonos aturdidos e incrédulos por lo que habíamos vivido.
Cuando volvimos al pueblo llame a mi prima y se lo conté todo…¡Ella me llamó de todo menos bonita, que yo había sido una inconsciente, que si podía haberme estropeado la operación de la rodilla, que era la tercera, que en mi pueblo nadie había que se llamase así, ni hiciese nada parecido…!
Me metió tanto miedo, que yo comencé a pensar que podía tener razón… y a la mañana siguiente cogimos el coche y nos vinimos a Madrid a ver a mi traumatólogo de la Ruber y decirle lo que me había ocurrido.
Mi doctor me escuchó con verdadera atención y curiosidad y me dijo. -Voy a hacerla una radiografía para su tranquilidad, pero yo creo totalmente en personas que tienen ese Don… 
El móvil de Tony sonó en ese momento y le dijo que se saliese de la consulta, que él quería que le relatase bien lo que había visto y vivido con el anciano, porque sabía de personas que tenían ese don, pero nunca se había encontrado con nadie que hubiese hallado a alguno de ellos, como a mí me había ocurrido.
Mi rodilla estaba y está perfectamente bien, no sé quién pudo ser ese anciano, pero lo que no dudamos ni mi médico ni nosotros, es que tenía el don que decía…¿Quién fue? ¿Qué hacía en nuestro lugar escondido? ¿Por qué me eligió a mí?